Discutir, como si fuera 2009

Leía esta mañana una discusión en Twitter sobre el voto nulo entre @gustavoriveral @albertoserdan y @tipographo. Y si bien coincido con Tipographo que es una reedición de una amplia discusión que se dio en 2009-2010. Creo que siempre es necesario actualizarla y repensar los argumentos. Para mí no se trata de ver los efectos (que si a X partido le costó Y votos o a Z le benefició), tampoco creo que haya elementos para trazar una línea causal entre la campaña pro voto nulo de 2009 y la reforma que ese mismo año lanzó el entonces Presidente Felipe Calderón. De hecho, muchos de los puntos de esa reforma, como la reelección legislativa, era una propuesta que en dos ocasiones anteriores defendió el PAN y de manera particular e impecable, Alonso Lujambio.

Ahora bien, es innegable que el éxito del voto nulo no está en los números de las urnas. Precisamente el sistema democrático agrega preferencias sobre candidatos y se obtienen de ahí ganadores. Difícilmente la autoridad electoral interpreta el voto nulo como una expresión de algo, y al contrario se mezcla con aquellos ciudadanos que acuden a la urna y marcan mal su boleta o los que votan por candidatos no registrados y en algunas casillas se contabilizan como nulos. Sin embargo, las campañas que los anulistas levantan antes de la elección son una fuente de señales en el mercado electoral de que las cosas no están bien y que hay descontento, ahí radica lo valioso de esta postura.

En lo particular, dejaría estas  líneas que habrá que estar abiertos a discutir y deliberar. También nos puede ayudar a plantear objetivos claros. ¿Queremos presionar para que haya mejor rendición de cuentas? ¿Queremos mayor participación en un sistema cerrado? ¿Sentirnos mejor representados por los políticos electos? ¿Evidenciar que el sistema político es poco representativo, muy opaco y excesivamente caro? Y preguntarnos, entonces, ¿se logra esto con la promoción del voto nulo?

Me declaro escéptico del anulismo, y por esto planteo estos argumentos para la discusión:

  1. Informarse es costoso, si ya lo hiciste no parece muy racional que vayas y no votes por ningún partido.
  2. Los representantes electos o bien las autoridades electorales no necesariamente interpretan un determinado número de votos nulos como síntoma de descontento político.
  3. El voto nulo niega el valor del voto como un mecanismo de acción social. Es decir, muchos votan por lo que es mejor para mi país, mi alcaldía o mi distrito, aun cuando no sea lo mejor para mí. Por lo anterior, el voto nulo agregaría acciones individuales y egoístas sobre cómo cambiar las cosas.
  4. Los cambios o la reforma que necesita el sistema político no van a surgir como consecuencia de la anulación sobre todo si ésta es poco representativa.
  5. Dado esto el voto nulo podría ser un voto útil para otros partidos, premiando redes clientelares.
  6. Los ciudadanos tenemos la responsabilidad de informarnos, pero no estamos obligados a ello. Por lo que se debe de pensar en el sistema electoral como un mercado donde se decide con información incompleta e imperfecta y bajo la incertidumbre de que no sabes cómo lo hará el ganador ya estando en el puesto.
  7. El papel ideal de los partidos políticos es ser entidades de interés público que funcionen como instrumento ciudadano de acceso al poder. Es preferible ver cómo eligen a sus candidatos y qué mecanismos hay para que lleguen los mejores.
  8. Importa tanto lo que hizo el candidato o partido en el pasado (eso lo podemos verificar de manera fácil), pero el voto también tiene una función prospectiva donde con información limitada esperas que alguien haga mejor las cosas.

En su Ensayo sobre la lucidez, José Saramago plantea esta cuestión, el “voto en blanco” como fuente de desestabilización del sistema. De hecho, al tener una votación en blanco de prácticamente todos los electores el gobierno se vuelve represor del movimiento que cuestiona por entero el sistema democrático. Ahora bien, en la ficción de Saramago los ciudadanos contaban con redes de información completa sobre el sistema. No sé si sea el caso actual de México, por eso vale la pena discutir y re discutir el tema, como si fuera 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s