App para verificar precios en gasolineras

Sobre la aplicación de la CRE para verificar precios de gasolineras:

Lanzan GasoApp para verificar precios

Norma Zúñiga

Cd. de México (04-abril-2017).- Antes de cargar gasolina usted ya puede comparar precios de las estaciones de servicio más cercanas desde su celular a través de GasoApp, la aplicación oficial de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y Profeco.

A partir de esta semana la CRE, que es a quien los gasolineros de todo el País reportan sus precios, liberó dicha aplicación tanto para el sistema Android como para iOS.

En ésta puede revisar los precios de Magna, Premium y diesel en gasolineras que se ubican de uno a 5 kilómetros de usted, y compararlos entre ellas ya que los precios actuales establecidos por la Secretaría de Hacienda son máximos, con excepción de Sonora y Baja California, donde el mercado ya fue liberado.

Guillermo García Alcocer, comisionado presidente de la CRE, resaltó que la aplicación ya incluye los datos de las gasolineras de todo el País y puede atender al número de usuarios que la requieran.

“Yo creo que va a ser una aplicación muy socorrida, la información que tenemos es muy valiosa porque nadie va a tener los precios en tiempo real como nosotros”, expresó.

Adelantó que posteriormente van a compartir esta base de datos para que sea utilizada por otras aplicaciones, como Waze o Google Maps.

Con símbolos la aplicación identifica las estaciones de servicio por debajo del precio máximo y también aquellas con precios más altos, los cuales, en la Ciudad de México, se refieren a los precios establecidos por Hacienda.

Incluso puede darle cinco estrellas o menos a la estación de servicio que visite, además de reportar alguna anomalía como precios diferentes, litros incompletos o negación del producto.

En caso de precios diferentes la aplicación le pide tomar una fotografía de estos para ingresar el reporte y exige anexar un correo electrónico.

Para los litros incompletos debe detallar el número de bomba y también su correo electrónico.

Previamente, en su versión de prueba, la Gasoapp estuvo disponible en enero de este año.

Carlos Martínez, director de la asociación Central Ciudadano y Consumidor, señaló que los reportes de litros incompletos valen la pena ahora, pero a la larga van a perder atractivo una vez que haya más competencia.

“En la medida en que lo identifiquen los consumidores se van a ir a la gasolinera donde tengan los litros completos y automáticamente las otras gasolineras van a tener que reaccionar”, apuntó.

Sin embargo, mencionó que se debería permitir denuncia de manera anónima, dejando como opción añadir un correo electrónico, pues de lo contrario se puede desincentivar al usuario.

“Entre menos trabas pongan al usuario para reportar es más fácil que el usuario reporte, pues de otra manera se puede desanimar”, dijo. Copyright © Grupo Reforma Servicio Informativo

Tres argumentos a favor del aumento de la gasolina

El día de ayer, en medio de los cambios en el gabinete, el Presidente ofreció una explicación (es un decir) por demás cantinflesca sobre el aumento en el precio de las gasolinas. Aquí pongo tres argumentos que se pueden usar para justificar las alzas:

1) El uso de combustibles fósiles provoca externalidades negativas. Se ha estimado que al año hay 20 mil muertes por contaminación, más las miles hospitalizaciones por enfermedades respiratorias. Lo anterior, significa que existen pérdidas en productividad y se cargan los costos al sistema de salud pública. Por lo anterior, en muchos lugares del mundo se grava el uso de los combustibles fósiles, además de que es una recomendación que han dado desde hace varios años las agencias de energía. En México el IEPS es un impuesto al consumo de combustibles, con el que el gobierno obtiene recursos fiscales para gastar en otras áreas de política pública (salud, por ejemplo). Además, por el tipo de bien este impuesto es progresivo, su incidencia es mayor entre quienes tienen mayores ingresos (el subsidio, por tanto es regresivo)

2) Nueva fórmula de determinación de precios. Ésta toma en cuenta el precio internacional de referencia (en dólares, por lo que la deprecación del peso afecta), los costos de transportación y distribución y un margen comercial para las estaciones de servicio, entre otras cosas. El resultado son precios que varían en función de los conceptos anteriores (en este mapa se pueden ver los precios). con estos precios diferenciados se pueden ver las necesidades de inversión en transporte y distribución de gasolina y se puede ver donde hay déficit de estaciones de servicio. Por lo que el sistema de precios tiene como consecuencia incentivar la entrada de competidores a Pemex en distintas partes de la cadena. Y se debe recordar que el precio publicado es el máximo (para evitar abusos) por lo que cualquier grupo gasolinero puede ponerlo por abajo y empezar la competencia en precios. En este artículo de 2015, hablaba sobre las estrategias regulatorias diferenciadas para incentivar la entrada de competidores y no dejar sólo a Pemex;, y

3) De las poco más de 12 mil estaciones de servicio ninguna es de Pemex, son de privados. El nuevo esquema pone los incentivos para que los privados busquen mejores proveedores (competencia a Pemex) o para que Pemex se vuelva más eficiente y baje sus costos. El signaling del sistema lo resumía Luis De la Calle en un artículo: “… si prefiere apostar por un mercado competitivo y terminar con la sangría, apoye la implementación de las reformas estructurales. Si es empresario y está seguro de que está cara, invierta en gasolinas, haga un descuento y vuélvase rico…”.

En el largo plazo, se dejará de gastar en subsidiar combustibles fósiles (esto incentiva la transición energética), el gobierno puede recaudar dinero para invertir en otras áreas de política pública y pones las condiciones necesarias para la competencia económica en el sector.

Otra discusión aparte, aunque paralela, son los dispendios del gobierno (debe haber mayor austeridad), la ineficiencia del gasto público (programas como la Cruzada contra el hambre), y la falta de competencia en licitaciones públicas, entre otras cosas. Si el gobierno quiere que los ciudadanos apoyen los nuevos precios debería de poner el ejemplo de orden y austeridad.