Competencia en transporte público, recomendación para Tlaxcala

En un documento denominado “Ideas para promover la competencia económica“, que publicamos en agosto de 2014 en Central Ciudadano y Consumidor, decíamos que:

El transporte público local constituye un medio fundamental para el desplazamiento de bienes y personas, para la movilidad de las ciudades y para la reducción de emisiones de gases contaminantes en beneficio del medio ambiente. La regulación de este medio está a cargo del Estado y, de manera particular, son los gobiernos locales los encargados de ejecutar las políticas públicas en la materia. El diseño de éstas depende de la organización institucional y restricciones de cada uno de los gobiernos, así como del marco normativo.

En este mismo documento analizábamos dos resoluciones de la Cofece en materia de transporte público sobre la normatividad en Aguascalientes y Veracrz:

En 2013, la Comisión Federal de Competencia emitió dos opiniones respecto a la legislación de transporte público en los estados de Veracruz y Aguascalientes[1]. En éstas la Comisión encontró prácticas anticompetitivas en distintas etapas del mercado; entre otras a) la participación de agentes ya establecidos en los procesos de asignación de nuevas concesiones; b) el método de otorgamiento de concesiones de transporte no permite la competencia para entrar al mercado y c) requisitos materiales a concesionarios, como contar con vehículos de máximo un año de antigüedad, que pueden constituir barreras a la entrada y pueden aumentar los costos de manera injustificada en perjuicio de los consumidores.

Ahora tocó a Tlaxcala. En su opinión OPN-006-2015 que revisa la Ley de Comunicaciones y Transportes (LCT) de la entidad, su respectivo Reglamento así como el Decreto que suspende indefinidamente el otorgamiento de nuevas concesiones y autorizaciones para la prestación del servicio público de transporte de pasajeros, la Comisión recomienda, entre otras cosas:

  • Eliminar la suspensión indefinida impuesta por el DECRETO que ha impedido desde 1999 el otorgamiento de nuevas concesiones y autorizaciones para prestar el servicio público de pasajeros, el cual constituye una barrera insorteable a la entrada de nuevos agentes que podrían generar presiones competitivas sobre los actuales prestadores del servicio;
  • Utilizar esquemas pro-competitivos para la asignación de concesiones en ciertas modalidades conforme a parámetros técnicos (considerando por ejemplo que la LCT establece que las concesiones se otorgan a petición de los interesados “cuando resulte necesario” de acuerdo a una declaración del Ejecutivo estatal);
  • Aplicar regulación tarifaria en el transporte público de pasajeros conforme un análisis técnico-económico en caso de que las circunstancias así lo ameriten; en lo que se refiere al transporte de carga, flexibilizar el régimen de entrada y considerar una regla de libertad tarifaria;
  • Eliminar ventajas indebidas y criterios de preferencia, en particular para obtener concesiones de que gozan “los tlaxcaltecas por nacimiento, los mexicanos con residencia de más de un año en el Estado y las sociedades mexicanas registradas en Tlaxcala”, así como la posibilidad de reexpedirlas en favor de los familiares del concesionario fallecido; y
  • Limitar el alcance de diversas facultades discrecionales y conceptos indeterminados tratándose del otorgamiento, cancelación y modificación de concesiones y autorizaciones, los cuales generan condiciones de incertidumbre jurídica e inhiben la entrada (por ejemplo la declaratoria de existencia de necesidad pública de los servicios de transporte y su satisfacción, la realización de estudios para fijar tarifas y la aplicación de sanciones con motivos de “competencia desleal”).

Así que esperemos que las autoridades estatales revisen esto de manera puntual y se garantice, a través de la competencia económica, la mejoría del servicio de transporte público en la entidad (sobra decir que es deficiente, y que se utiliza políticamente para alimentar clientelas electorales).

Combis, el típico transporte en el estado

[1] Para el caso de Aguascalientes, se consideró la opinión vertida en el Oficio PRES-10-096-2013-071. Para el caso de Veracruz la opinión del Pleno de la Comisión emitida el 14 de abril de 2013 y votada por unanimidad por los entonces consejeros de la Comisión.

Tlaxcala, 20 años

Hace unos días fue el Tercer Informe del gobernador de Tlaxcala. Más allá de las siempre alegres cifras que se sacan en este tipo de actos, hay datos que nos hacen ver la realidad en la que se está. Aquí algunos:

  • Tlaxcala no es un Estado atractivo para la Inversión Extranjera Directa, a pesar de sus ventajas de ubicación y cercanía con el Distrito Federal.
  • Desde la entrada en vigor del TLCAN, ha recibido 28 millones de dólares anuales de IED, en promedio.

IEDTlxc

  • De 2004 a 2012, Tlaxcala ha tenido un crecimiento anual promedio del PIB per cápita de 0.6%, mientras que el país a crecido a 2.12%, en promedio.
  • Asimismo, hay que ver en qué lugar se encuentra ubicado en los principales rankings de competencia, libertad y regulación Económica.

Estado

Ranking Regulatorio CIDAC

(2013)

Ranking Competitividad IMCO

(2012)

Ranking Libertad Económica Naumann

(2009)

Distrito Federal

30

1

16

Guerrero

24

30

23

Hidalgo

17

24

19

México

5

23

9

Morelos

4

17

20

Puebla

10

28

13

Tlaxcala

25

29

29

  • Ocupar sistemáticamente los últimos lugares, comparado con los estados vecinos, no es una buena señal. Al ver estos números cualquier inversionista optaría por algún otro estado, a pesar de las ventajas geográficas que ofrece Tlaxcala.

En conclusión, se debe plantear con urgencia una agenda de desarrollo económico para el estado, activar clusters productivos, hacer una mejor regulación económica, impulsar a las empresas de todos los tamaños, entre otras cosas. Sólo así podrá avanzar el Estado hacia los siguientes 20 años.

Pueden revisar un estudio más exhaustivo que hice sobre el TLCAN aquí.

Elecciones en Tlaxcala. Participación y Pluralidad Política

Por Carlos Martínez Velázquez (@carlosmartinezv)

El pasado 7 de julio se llevaron a cabo en Tlaxcala elecciones para renovar 60 alcaldías, 19 distritos electorales y 400 presidencias de comunidad. En la elección participaron más de 480 mil tlaxcaltecas, que representan el 60% del padrón electoral. En esta entrega analizamos lo que pasó en las elecciones a nivel municipal.

Uno de los principales indicadores de pluralidad política es el Número Efectivo de Partido Electorales, es decir el número de actores relevantes en una contienda electoral. Esta variable se mide siguiendo la siguiente fórmula  1/∑(ppi^2) donde “ppi” es el la proporción de votos que tuvo cada partido “i”. Con ello podemos identificar qué tanto peso tiene cada partido o candidato en la elección; por ejemplo, en una donde hay 2 partidos que tienen 40% de los votos y 2 que tienen 10%, el número efectivo de partidos será de 2.94.

Para el caso de Tlaxcala, con el computo final del SARJE, se obtuvo que a nivel municipal una media de 4.6 partido por municipio. En dos casos, Panotla y Tzompantepec se observaron 8 partidos efectivos en la elección. En la siguiente gráfica se muestra la distribución del número efectivo de partidos por municipio.

NepeMunicipios

Tomando en cuenta que para elecciones nacionales la media de partidos efectivos es cercana a 3, se puede afirmar que en Tlaxcala hay mayor pluralidad política que en el resto del país. Lo anterior, nos lleva a una conclusión clave sobre las libertades políticas de los ciudadanos, al haber más opciones para elegir cada ciudadano puede ejercer mejor sus libertades políticas y tener más cercanía con los ganadores de las contiendas.

Ahora, para ver realmente qué tanto importa cada partido en la contienda contratemos el número de partidos reales (es decir registrados) en cada municipio con el número efectivo de partidos derivado del cálculo previo.

NEPENRTlax

Como se puede ver hay una varianza amplia al respecto, para que quede más claro al lector, categorizamos las deferencias de acuerdo al siguiente criterio: 1 si la diferencia entre las variables es 0<x<1; 2 si 1<x<2; 3 si 2<x<3; 4 si 3<x<4; y, 5 si x>4. Con esta clasificación obtuvimos lo siguiente:

Categoría

Número de Municipios

Porcentaje

1

8

13.3%

2

14

23.3%

3

18

30.0%

4

15

25.0%

5

5

8.3%

Total general

60

100%

Se observa que en 36.7% de los casos la diferencia entre ambas variables no fue mayor a 2 partidos. Lo anterior, habla de que los ciudadanos tuvieron para elegir varias opciones reales entre las que elegir para Alcaldes.

Como segundo elemento observamos la competencia electoral, en particular qué tanto un partido es capaz de tener incidencia electoral en el municipio. Esto es qué tanto un partido genera expectativas de triunfo entre la ciudadanía. Al respecto, Maurice Duverger, afirma que en los sistemas de elección mayoritaria tienden a generar bipartidismo. Dado que el ganador se lleva todo, es probable que haya un candidato puntero y un contendiente fuerte que le haga competencia. Sin embargo, el tercer lugar, al no tener posibilidades de triunfo genera un efecto psicológico en el elector que refuerza el efecto de la regla mayoritaria.

En ese sentido, si dividimos la proporción de votos del tercer lugar entre la proporción del segundo lugar, el resultado sería cercano a cero, pues en un sistema de mayoría se esperaría que la diferencia entre éstos sea muy grande. Sin embargo para el caso de Tlaxcala observamos que la diferencia entre el tercer y segundo es muy baja por lo que el cociente de ambos es cercano a 1. Lo anterior significa que la regla mayoritaria no provoca bipartidismo necesariamente, y al contrario, se observan candidatos altamente competitivos cuyas diferencias de votación son marginales. La siguiente gráfica muestra el cociente del tercer lugar entre el segundo lugar de la elección, éste es denominado SFRatio.

SFRatioMun

Así, en Tlaxcala observamos alta competencia electoral y pluralidad política a nivel municipal. Muestra clara de ello es que todos los partidos que contendieron en la elección, solos o en alianza ganaron al menos un municipio. A falta de mecanismos de rendición de cuentas con los ciudadanos, elecciones tan competidas deberían de servir de incentivo a los ganadores para generar gobiernos más cercanos a la sociedad y con una mejor provisión de bienes públicos, por lo que en el futuro se tendrá que estudiar este fenómeno a nivel municipal en Tlaxcala. Por último se muestra la relación entre ambas variables, se debe notar la dispersión entre competencia y número de partidos, señal de lo que se mencionaba respecto a la pluralidad y competencia.

NEPESFRATIOTlx

Entrada preliminar en: http://politicatlaxcala.com.mx/portal/index.php/opinion/voz-joven/528-participacion-competencia-y-pluralidad-politica-en-el-municipio